Conducta y Entrenamiento 

CONDUCTA420
El dolor produce en algunos casos agresiones irritativas, ansiedad, depresión. Siempre que un perro comienza con estos signos de comportamiento lo primero es que el veterinario evalúe su estado de salud. Una vez tratado puede que continúen porque el perro ha asociado determinados estímulos, manipulaciones, con el dolor. Algo bastante incomprensible para ellos. Desde el departamento de conducta trataremos junto con el veterinario el caso para poder dar las pautas a su dueño y así recuperar al perro en todos los aspectos. Así como otros problemas de conducta en los que puedan necesitar ayuda. Colaboramos con Terapia Asistida Animales manteniendo el entrenamiento de los perros del equipo, y adecuando dicho entrenamiento a las necesidades de cada intervención.

Podemos pasarlo muy bien con nuestros compañeros, impartiremos cursos de obediencia, de cachorros y de habilidades. Control del perro en grandes áreas, juegos de rastro, deportes que nos proporcionan momentos de ocio divertidos con nuestras mascotas y nos facilitan un mayor vínculo.